miércoles, diciembre 17, 2014

Hijos del Rigor Mortis Reloaded

Como de costumbre, a pesar de nuestros vaivenes cerebrales entre cavilaciones, dudas, corridas, desconcierto e incertidumbres, hemos llegado airosos al final del curso de A2.

Nos hemos embarrado con gusto en la Cañada de la Cruz buceando entre pedazos inconexos de artefactos antiguos y contemporáneos que pusimos sobre nuestro tablero para hacer de ellos una masa madre llena de contenidos del lugar, para ser mas “baquianos” a la hora de proponer nuestras arquitecturas.
Nos hemos refugiado en ellas, y con esa misma masa madre nos cobijamos en un refugio.



Al despertarnos de este hechizo, nos dimos el lujo de sumergirnos en el Riachuelo, en un conventillo de La Boca intentando repensar arquitecturas posibles muy distintas a las de la Cañada de la Cruz para ayudar a mejorar una problemática habitacional de la cual hasta ese entonces, ni una palabra habíamos esbozado.




Les hicimos recorrer caminos sinuosos y mal señalizados, y a veces hasta de noche y con lluvia.

Lo reconfortante fue ver, a pesar de idas y venidas lógicas del cambio de tema y ámbito, que todos ustedes sintieron la necesidad de aplicar lo aprendido durante la primera mitad del año, (cosa bastante difícil de lograr hasta en los mas pintados), pero ahora con nuevos ingredientes y aceptando el desafío de aprender a reconocer lo que hay que preservar para luego innovar con autoridad.
Sin esa búsqueda basada en una innovación latente, la facu estaría de más.

O sea, hemos jugado en todas las canchas. El Campo y la Ciudad.

En nombre de todo el equipo docente, les queremos dar nuestras más sinceras felicitaciones a todos por haber escuchado, por haber participado, por haberse esforzado, por los proyectos logrados, por jamás haber faltado ni un solo alumno a una entrega y haber sido cuasi suizos en tiempos y formas (¿?).., pero por haber sobre todo suscripto a nuestra forma, un tanto polémica de abordar la enseñanza de la arquitectura, o mejor dicho, a pensar la arquitectura como una más de las disciplinas que conforman las culturas de los países.

Fue realmente muy emocionante la despedida que planearon en secreto, mucho afecto y compañerismo y buena onda. Se salieron del molde, no podía haber sido de otra forma.
Lo hemos disfrutado todos juntos como una verdadera fiesta y esperamos que se lleven, a pesar de algún insultito injustificado, el mejor de los recuerdos y enseñanzas de este grupo docente con el que pueden contar cuando lo deseen, que hizo lo imposible para que todos lleguen a buen puerto…tanto en  la Cañada de la Cruz como en La Boca del Riachuelo.

Arqto Alejandro Falabella
ADJUNTO ARQ.2

Bonus Track
La Cátedra Pedemonte nos da un lugar a todos, felizmente nos adopta a todos por igual bajo su paraguas, espacio desde el cual actuamos con nuestros intereses grupales y personales para enseñar arquitectura

Somos docentes que piensan, que se expresan con libertad, que pertenecen a distintos organismos que están más allá de la Cátedra que nos presta a través de su jefe un espacio para ensayar desde el taller soluciones tanto a cuestiones de interés social, como al mismo tiempo nos alienta a concursar en programas disimiles en el exterior. 
Celebremos eso, la multiplicidad de visiones posibles, sin olvidar que pertenecemos a la Cátedra Pedemonte que muy lejos esta de vacuidad personal e intelectual.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por todo lo que nos dieron en el año! son unos docentes increibles!
todos y cada uno!

Halman Freud dijo...

Yo me sumo al comentario, excelentes docentes y una de las mejores carreras universitarias. Gracias por todo.

JESUS CERQUEIRO dijo...

Gracias a los alumnos que dieron todo.

Espero que sigan viendo caras por la catedra y por la FADU.

A seguir aprendiendo sus propias arquitecturas. Haciendolas propias y al mismo tiempo apasionarlos por la carrera, como nosotros se los transmitimos a ustedes.


(Como dijieron algunos, El Jebus del pueblo)

Charlie Mo dijo...

Muchísimas gracias por todo el tiempo y las energías invertidas en nuestro desarrollo y crecimiento.

Luego de sortear los obstáculos que se presentaron este año, hemos podido llegar a buen puerto con un sincero sentimiento de satisfacción. El laburo da sus frutos y eso se ve en toda la producción de este taller.

Para todos, mis compañeros alumnos y docentes, muchas felicidades y buen cierre de año, gracias!

Carlos Ax.